Saltar al contenido
Todo PARAFINA Online

Tratamiento de manos y pies con parafina

La parafina se emplea habitualmente para el tratamiento de manos y pies con artrosis, y también para suavizar y reducir las durezas de la piel.

¿Tienes zonas en la piel secas o muy secas? ¿Problemas de circulación, dolores musculares, contracturas…?

El uso de parafina en cosmética es muy habitual en tratamientos de rehabilitación de fisioterapia.

Aplicar parafina líquida o en gel, incluso sumergiendo las extremidades en baños templados de parafina, produce interesantes beneficios como reducir el dolor de pies y manos que la artrosis produce.

Las capas más profundas de la piel aumentan su hidratación, por lo que la piel vuelve a lucir más suave, tersa y sana, sobre todo en las manos y pies más sufridos.

¿Cómo aplicar la parafina en manos y pies?

Los pasos son muy sencillos y cualquiera puede seguirlos:

Primero limpiar y desinfectar bien la piel realizando una exfoliación suave.

Tratamiento de manos con parafina paso a paso

Aplica la parafina fundida y caliente ¡pero ojo! asegúrate antes de aplicarla de que no quema (debe ser agradable al tacto). Puedes aplicártela directamente en la piel o sumergir la zona afectada en un baño de parafina.

Extiende la parafina con un suave masaje por las zonas doloridas o donde tengas grietas. El calor y la fricción producen un aumento del flujo de sangre por tus venas y capilares gracias, principalmente, al efecto vasodilatador del calor.

Introduce la mano o el pie en la bolsa de plástico y luego dentro de la funda de algodón para conservar la temperatura.

Puedes eliminar los restos de parafina con una toalla o toallitas de papel.

Recuerda que estos consejos no deben sustituir un seguimiento adecuado de las indicaciones de la hoja de seguridad del fabricante.

Algunos tratamientos no están indicados para personas con tensión alta, varices, dermatitis, alergias en la piel o diabéticas. Consulta con un especialista en caso de duda.

Los baños de parafina con calentador son la forma más cómoda de aplicar la parafina cosmética

La forma más cómoda de realizar un tratamiento de articulaciones doloridas o de piel seca con parafina es utilizando un baño de parafina.

Una vez que la parafina alcanza su temperatura de fusión (~65° C), debemos esperar a que la parafina se derrita completamente. En ese momento, seleccionar una temperatura de 55º C para la aplicación del tratamiento con parafina de manos o pies.

Estos calentadores de parafina suelen incorporar un termostato automático

Gracias a los cuales es relativamente fácil mantener la parafina en estado líquido frente a otros sistemas más rudimentarios como “el baño maría” o calentar el recipiente con parafina cada vez que se enfría.

Algunos modelos incorporan diferentes funciones pudiendo seleccionar temperatura media o alta.

Los baños de parafina para manos y pies tienen eficacia probada aplicándose en manos, codos, talones y pies. Sumergir manos o pies en estos baños (a una temperatura comfortable) es ideal para el tratamiento de artritis, reumatismo, inflamación, lesiones deportivas o articulaciones doloridas.

En 15 minutos dentro del guante, el calor que libera la cera de parafina aplicada sobre la piel ayuda a alisar la sequedad, y la piel agrietada, áspera o escamosa rejuvenece.

Os recomendamos que la zona de aplicación esté despejada y que las superficies puedan ser limpiadas fácilmente. Tómate tu tiempo para preparar todo lo necesario antes de empezar… Échale un vistazo a este vídeo para aprender a aplicar la parafina con un baño.

Espero que te haya sido de utilidad este artículo. Y como ya sabes, para todo lo relacionado con parafina: Todoparafina.online